Luego del pálido semestre de Boca donde el equipo no ofreció batalla en ninguno de los frentes donde tuvo participación, Carlos Bianchi comenzó a pensar en la segunda parte del año, donde el Xeneize no puede fallar. Para diagramar su nuevo modelito invierno-Primavera, el Virrey exigió nombres propios de peso. Pero, en medio de las negociaciones por satisfacerlo, la dirigencia decidió hacer una movida para llevarse a una de las estrellas del Torneo Final, pese a que el DT no lo tenía en su lista: se trata de Claudio Riaño, el delantero de San Martín de San Juan, quien tras pasar la revisión médica y poner la firma se convertirá en la cara nueva del club.

Pasado. Riaño, la nueva joya de Boca, celebra un tanto en San Martín de San Juan, su ex club.
Pasado. Riaño, la nueva joya de Boca, celebra un tanto en San Martín de San Juan, su ex club.

El delantero del Santo de San Juan, nacido en Córdoba hace 24 años se convirtió en figura estelar en el pasado torneo. Es por ello que San Lorenzo, Independiente, Lanús, Rosario Central y hasta Boca, pidieron condiciones por el atacante. Pero finalmente el Xeneize en una movida fugaz se quedó con el delantero que comenzó su carrera en el colegio Santo Tomás, donde fue dirigido por su padre, cuando apenas era un niño.

Luego, Deportivo Lasallano de la Liga de Córdoba disfrutó de sus corridas y festejos. Años más tarde, Riaño debió elegir entre los libros, estudiaba Administración de Empresas en la Universidad católica de su ciudad natal, o bien dedicarse al fútbol. Ahí la redonda sedujo al rubio que opto por el deporte.

Sus primeros pasos de manera profesional llegaron en Racing de Córdoba, donde debutó en 2009 con 21 años. En esa temporada logró anotar tres goles. En 2010 cruzó la vereda y desembarcó en Talleres de la misma provincia. Con la camiseta del Tallarín dejó una marca histórica, ya que fue una de las figuras del equipo en la temporada 2011/12 en el Torneo Argentino A.

Pese a sus goles, el conjunto Albiazul no logró ascender a la Primera B Nacional, pero dejó la huella de ser el jugador que más tantos metió con la camiseta de Talleres en los cuatro años que sufrió en la tercera categoría del fútbol argentino.

 

Recuerdo. Riaño celebra con Talleres. Desde hoy jugará para Boca.
Recuerdo. Riaño celebra con Talleres. Desde hoy jugará para Boca.

Ese brillo propio lo llevó a probar suerte en la categoría de honor. El Santo sanjuanino consiguió su préstamo por un año, pero en apenas unos meses, luego de comenzar relegado en la consideración del técnico, el delantero mostró su mística: la rompió en el certamen doméstico, se ganó un lugar de privilegio, y ahora, pese a que su equipo no logró revalidar su estadía en Primera, el se marcha a Boca.

Bianchi no lo pidió. Es por ello, que otra vez Riaño deberá partir desde atrás en la consideración del técnico. Pero entre corridas, gambetas y goles, la nueva joya de Boca ya sueña con que le gente coree su nombre en la Bombonera.

Los mejores goles de la nueva joya de Boca: Claudio Riaño