Sube la temperatura
Sube la temperatura

Aunque regalaron entradas como en el debut ante Chile, donde hubo más de 25 mil personas, el Malvinas Argentinas de Mendoza lució ayer despoblado, con muy pocos espectadores. De hecho, se escuchan los gritos de los jugadores. Sí hubo, en cambio, mayor seguridad, ya que se habían registrado incidentes, en especial con los hinchas chilenos. El operativo policial tuvo anoche casi el doble de efectivos. En la primera jornada, el miércoles, hubo 280 agentes, y en esta, la segunda, se congregaron 512, según informó la Secretaría de Eventos Deportivos de esta provincia.

La medida adoptada, que incluyó el armado de un corralito para los hinchas de la Roja, desde donde les gritaron y cantaron a los argentinos, tuvo que ver con los sucesos registrados durante la primera mitad ante Chile, cuando hinchas locales agredieron y le robaron una bandera a los simpatizantes del país trasandino, que se ubicaron en un costado de la popular norte. El organismo indicó que los incidentes entre argentinos y chilenos se produjeron porque se encontraban en la misma tribuna
A pesar del incremento del número del personal de seguridad, otra vez el entrenador argentino, Marcelo Trobbiani, recibió un botellazo desde la tribuna. Lo mismo había sucedido en el complemento del primero partido, ante Chile. Esta fue una demostración del malestar del público que además insultó y silbó al equipo por las dos derrotas en igual número de presentaciones.