“Un enganche, un volante, un lateral”
“Un enganche, un volante, un lateral”

A la tarde salió a asegurar: “Buscamos un enganche, un volante por izquierda y un lateral.” No es poca cosa. Y la frase no hace más que confirmar lo que él mismo permitió adivinar en cada indicación, en cada mueca, en cada palabra que emitió en las dos prácticas formales de fútbol que dirigió el miércoles y ayer. Tal vez se haya sorprendido. Tal vez, era lo que esperaba. Lo concreto es que Ramòn Díaz tendrá mucho trabajo para cambiarle la cara a este River de hoy. Y por un lado intentará mejorar y aprovechar lo que tiene. Y por otro, ya está delineando los refuerzos que necesita que le traigan. Nunca fue un entrenador que se arregló con poco, aunque sabe que esta es otra época.
Pero, con su típica sonrisa y picardía, aseguró: “Passarella también quiere traer jugadores importantes.”
Mucho se habló y se sigue hablando de la posibilidad de algunos retornos rimbombantes como los de Javier Saviola, Pablo Aimar, Martín Demichelis, entre otros. Pero ahí fue el propio Ramón, quien puso el pie en el freno al manifestar: “Vamos a tener que buscar alternativas porque son jugadores que están en Europa hace mucho tiempo y es difícil traerlos.”
El técnico, a la mañana, había metido baza en el plantel. “Por suerte tuvimos la posibilidad de hacer fútbol ayer y hoy”, dijo el Pelado. Y agregó: “Espero desde el domingo que se vea algo diferente, esperemos que en San Juan resulte lo poquito que trabajamos”.
Otra vez decidió hacer varias modificaciones. Por ejemplo, hizo ingresar a González Pirez como primer marcador central, pasando Gabriel Mercado a su natural puesto de lateral derecho. De esta manera, Abecasis quedaría afuera, igual que Rojas, que dejaría su lugar al pibe Martínez. Sobre esas modificaciones, manifestó: “A mi me gusta más Mercado de lateral que de central, pero es una alternativa que la vamos a tener en cuenta”.
La de ayer igual que la del martes, fue una práctica en la que el entrenador hizo mil y una indicaciones, siempre con la compañía de su hijo Emanuel y de su ayudante Marcelo Escudero. Muchas veces paraba el juego para efectuar explicaciones individuales y en otros casos reunía a dos, tres o más jugadores para comentarles cómo pretende él que ellos se muevan en la cancha. Un Pelado, este de su tercera era, muy docente, con el plantel que le tocó. Pero está conforme. O por lo menos, eso es lo que quiere hacer entender: “Captan rápido el mensaje. Espero que se vea algo diferente de lo que veníamos jugando”.
El Pelado está en una etapa de palabra fácil. Le gusta enfrentar a los micrófonos y cuando se decide parece disfrutarlo y siempre le pone picante a sus declaraciones. Ayer a la tarde, en el programa Jogo Bonito, de radio La Red, también refirió a la recurrente presencia del presidente Daniel Passarella en los entrenamientos, comentó: “Acá lo más importante es River. El diálogo entre Passarella y yo es lo mejor para el club.”
Finalmente, sobre la continuidad o no de Julio César Falcioni en su cargo en Boca, el Pelado Díaz fue al grano: “Me parece justo que siga por el trabajo que viene haciendo. Es un gran entrenador y llegó a todas las finales”.