Hinchas del Club Atlético KDT y de Independiente de Bolivar protagonizaron un final de liga para el olvido en Pehuajó. Tras la victoria de KDT, a 48 años de su último título, sus adversarios iniciaron una batalla campal y terminaron robando la copa y destruyéndola con una camioneta.

Así quedó la copa.
Así quedó la copa.

Luego de la victoria por 1 a 0 y cuando los seguidores de KDT comenzaban a festejar, los de Independiente se metieron para cobrarse la derrota.

Cientos de personas comenzaron a colarse en el campo de juego y el final, previsible ya en el fútbol argentino, se suma a los hechos vandálicos del resto de las categorías.